¿Cómo saber si una ninfa es macho o hembra?

Saber si una ninfa es macho o hembra suele ser un poco confuso en ocasiones, ya que ambos sexos tienen picos, patas grises, uñas negras y ojos marrones. Miden aproximadamente de 28-33cm de altura y su cola es de aproximadamente la mitad de tal medida. La longitud del ala de una ninfa pájaro es alrededor de unos 16-18cm.

Las ninfas carolinas salvajes pueden tener un tamaño de cerca de 4 a 6 cm. Aunque las criadas en cautiverio por lo general tienden a medir hasta más de 10cm. Las alas tienen una muy larga mancha blanca, la cual parece un triángulo cuando abre sus alas. Este parche ayuda a que puedan mantener contacto con la otra bandada cuando las cacatúas vuelan juntas.

¿Cómo saber si una ninfa es macho o hembra?

Cuando son jóvenes papilleras, las ninfas pueden parecerse mucho a las hembras, pero cuando llegan a la pubertad, los machos comienzan a producir más melanina. (Es un pegamento de color oscuro, y/o alcanzando un tono más frio en su plumaje.

También es habitual que dejen de caer las plumas faciales grises y las plumas de la cola rayadas. Las cuales son reemplazadas por la máscara facial amarilla, por las plumas simples y oscuras. Este color de tipo ancestral es capaz de alcanzar la coloración final alrededor de los nueve meses de edad, aunque muchas mutaciones de color podrían llegar a afectar el tiempo que toman tales cambios.

¿Cómo saber cuándo tu ninfa es hembra o macho?

Cuando la ninfa macho ancestral se encuentra pretendiendo a la ninfa hembra, suele cantar y/o hacer silbidos. Coloca las alas de una posición que recuerda a un corazón, aunque también puede llegar a saltar, golpear con su pico y/o hacer todo lo necesario para encantar y llamar la atención de la ninfa hembra.

La ninfa hembra es mucho más silenciosas o pasivas que los machos ninfa carolina. Por supuesto, existen excepciones. Pero sobre todo este es el caso, las hembras son las que llevan los huevos y suelen hacer trabajos más pesados. Por lo que son las que se encantan, no necesariamente aprendiendo a silbar melodías de fantasía