¿Qué comen las tórtolas?

La combinación de granos se cataloga como mixtura y se puede conseguir en cualquier local destinado a la venta de esta clase de productos alimenticios. Es por eso por lo que estas aves consumen unos pocos granos diarios de este alimento. Aunque en temporadas de cría aumenta un poco el consumo ya que los granos aportan proteínas y grasas. Las tórtolas se alimentan generalmente de granos, tales como, por ejemplo:

  1. Maíz Sorgo.
  2. Cebada.
  3. Avena.
  4. Arroz.
  5. Habón.
  6. Veza.
  7. Guisantes.
  8. Lentejas.
  9. Habas.
  10. Algarrobo.
  11. Colza.
  12. Lino.
  13. Girasol.

Las tórtolas son aves granívoras, aunque también se pueden alimentar de verduras como lechugas o zanahorias, las cuales le aportan vitaminas muy necesarias. Por ello las tórtolas que se encuentran en cautiverio necesitan una alimentación balanceada y variada a base de:

  1. Trigo partido.
  2. Nabina.
  3. Mijo.
  4. Lechuga.
  5. Escarola.
  6. Diente de león.
  7. Cáñamo.
  8. Avena.
  9. Alpiste.

Como ya se mencionó anteriormente, son aves que comen de todo, llegando a consumir desde semillas hasta:

  1. Granos.
  2. Hierbas.
  3. Insectos.
  4. Verduras.
  5. Brotes.
  6. Migajas de pan.

Tórtolas que habitan en Australia no necesitan demasiada agua para sobrevivir durante largas temporadas. Aquellas que permanecen en zonas más fertilizadas si requieren de una mayor cantidad de líquido H2O para poder sobrevivir.

Además, en grandes campos, las tórtolas pasan la mayor parte del día en el sueño, picoteando toda clase de granos, semillas, flores e insectos. Se alimentan en manadas grandes para cuidarse entre sí mientras se dan un buen banquete.

Dieta para tórtolas 

Las semillas deben componer un aproximado de un 50% de su dieta. En el mercado existen mezclas comerciales, específicamente diseñadas para este tipo de aves. Aunque se recomienda que no compongan 100% de su dieta.

Por eso una alimentación especial y exclusivamente en semillas es considerada deficitaria en calcio. Ya que puede llegar a ser fatal para aves jóvenes o que se encuentran aún en desarrollo.